Laboral

OPINIÓN SOBRE EL MERCADO LABORAL EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS.

Los tiempos que vivimos han puesto a prueba el mercado laboral, las regulaciones y la seguridad social. Uruguay es un país pequeño, en donde hemos podido -según los datos del gobierno- aplanar la curva de infectados a causa del coronavirus, pero estamos lidiando con problemas que esto ocasiona, sobre todo en las actividades económicas y el sector de trabajadores privados.

A raíz del aislamiento preventivo, se han resentido muchas actividades laborales, lo que ha demostrado la fragilidad de muchas empresas, la falta de previsión y sobre todo la incapacidad de adaptar muchos servicios a los tiempos que corren.

Las empresas han optado en mandar a sus trabajadores al seguro de desempleo, adelantar licencias o cambiar el trabajo presencial por teletrabajo. Aunque muchas empresas han optado por no convocar a trabajadores por falta de actividad, no dando ninguna solución a sus dependientes, quienes en muchos casos carecen de cobertura de la seguridad social y se quedan sin ningún ingreso. Esto último claramente va a generar una serie de reclamos tanto por jornales caídos como por despido.

Debe destacarse que en nuestro país el teletrabajo goza de toda la protección del derecho laboral, como si se tratara de una actividad que requiere la concurrencia del trabajador al lugar de trabajo.

Como actividad laboral que se presta a distancia, tiene sus propios particularismos. La pandemia ha dejado al descubierto que falta regulación específica en el área del teletrabajo, ante esta situación cobra especial importancia el derecho a la limitación de jornada y el derecho a la desconexión.  También que se provea al trabajador de las condiciones para realizar de forma adecuada el teletrabajo; esto incluye respetar la normativa de salud, seguridad e higiene en el lugar de trabajo..

Si el trabajo durante esta pandemia muta de trabajo presencial a teletrabajo, se debe respetar las disposiciones de trabajo como el salario, extensión de la jornada, días de trabajo. Este cambio debería ser estipulado por escrito entre la empresa y el trabajador, de forma temporal en tanto dure esta situación.

Debe tenerse en cuenta que el teletrabajo cuando se desarrolla como una actividad remunerada de manera dependiente genera obligaciones tributarias a la seguridad social y tributación a la renta. En este caso las empresas deberán realizar los aportes y retenciones tanto de las contribuciones especiales de seguridad social como de IRPF.

En suma, es claro que se necesita una nueva regulación laboral que tome en cuenta todas estas nuevas formas de trabajo dependiente, que determine la identificación del empleador sus obligaciones y derechos y la forma en la que los trabajadores pueden realizar reclamos laborales, en situaciones en las que ni siquiera conocen quien es la persona física o jurídica que los está contratando.

Esta pandemia nos pone a prueba, para ser mejores, para reinventar el mercado laboral, para regularlo y proteger al trabajador. Deben los gobiernos no descuidar al sector empresarial y al mercado laboral, dado que si el trabajador no tiene ingresos verá afectada no solo su salud, sino también su vida entera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .